• Otea pide que Asturias pase a la fase 3 a partir del 1 de junio
  • Otea se une a otras 50 asociaciones nacionales para presentar un manifiesto de manera simultánea en toda España

 Otea formó parte del total de 50 asociaciones provinciales de hostelería, que coordinadas por HOSTELERÍA DE ESPAÑA, patronal del sector, entregaron hoy de forma simultánea al Gobierno de un manifiesto con las reivindicaciones del sector, con el objetivo de continuar reclamando las medidas necesarias para su reactivación.

Un grupo de directivos de Otea con el presidente , Jose Almeida, al frente, se dirigieron a las 11 de la mañana la delegación del Gobierno en Asturias para hacer entrega de un manifiesto con las principales demandas que el sector viene reclamando desde que comenzó la crisis sanitaria en nuestro país.

Otea en declaraciones a los medios de comunicación asistentes al acto solicitó al gobierno asturiano que pida pasar a la fase 3 de la desescalada a partir del lunes, 1 de junio, en vez del día 8 como estaba previsto. El presidente de la patronal asturiana, José Luis Álvarez Almeida, ha asegurado que están preparados para pasar de fase con todas las medidas de seguridad e higiénico-sanitarias exigibles. “Fuimos los primeros en entrar en una situación de crisis y vamos a ser los últimos en salir y los últimos en recuperarnos”, ha destacado Almeida.

Además, los asociados a Otea carteles con la inscripción “Mesa reservada para el diálogo con el Gobierno”, como símbolo de la predisposición del sector a trabajar conjuntamente con el Ejecutivo que serán colcoadas en mesas de cada local en señal reivindicativa por las peticiones del sector que no se han concedido hasta ahora. Esta acción permanecerá en el tiempo hasta que el Gobierno reciba al sector.

#SiéntateConLaHostelería es el hashtag oficial donde se aglutina todo el contenido de la campaña de las ‘mesas vacías’.  Estos actos se han realizado como muestra de la unión del sector y para hacer más visibles sus reclamaciones. Una de sus principales demandas es la de la concreción de un plan estratégico de relanzamiento y reconversión sectorial, que se materializaría tanto a nivel estatal como en las comunidades autónomas y municipios.

A pesar de que el Ejecutivo anunciara el pasado fin de semana que se va a reactivar el turismo nacional a finales de junio y el internacional en julio, el sector denuncia que “es necesario diseñar campañas de promoción para la reactivación del consumo y promoción del turismo, al estilo de las medidas tomadas en otros países europeos, como los 18.000 millones de euros que el Gobierno francés va a destinar al rescate del sector o los bonos que va a entregar Italia entre sus habitantes para incentivar el turismo local o la exención de impuestos”, señalan.

Estos incentivos deben acompañarse, según las asociaciones, de campañas que trasladen confianza a los consumidores sobre la seguridad de los establecimientos frente a la Covid-19. Por otro lado, reclaman que las medidas adoptadas para relanzar el sector se mantengan en el tiempo hasta lograr la total recuperación del sector.

Así mismo, desde las entidades se ha reclamado mayor claridad y transparencia al Gobierno para poder planificar la reapertura del sector. Y es que no quieren que se vuelvan a suceder situaciones que se dieron en semanas anteriores, en las que los hosteleros no pudieron tomar las decisiones adecuadas por no saber si podrían abrir sus negocios hasta unas horas antes. Por ello, para sucesivas fases de la desescalada, piden conocer con anticipación suficiente la situación de cada territorio y que esa toma de decisiones empresariales se ajuste a la realidad que les afectará en corto plazo.

Otra de las peticiones del sector es la de fijar la distancia de seguridad como criterio para determinar el aforo de los establecimientos, algo que se ha hecho en todos los países europeos en sus procesos de desescalada, excepto en España y Portugal, donde se han establecido aforos, sumados a la distancia mínima interpersonal.

En términos económicos, el sector hostelero y turístico viene reclamando al Ejecutivo desde hace semanas la creación de una mesa negociadora para definir la flexibilización de los ERTEs, con el objetivo de conseguir una prórroga para el sector, dada la lenta recuperación que van a experimentar sus negocios.

Por otro lado, el sector solicita el establecimiento de microcréditos, en torno a 25.000 de rápida concesión, así como nuevas líneas de financiación, puesto que “las líneas ICO no son suficientes para el perfil de establecimiento hostelero que impera en nuestro país, compuesto principalmente por pequeñas empresas, micro pymes y autónomos”. En este sentido, solicitan la ampliación de las líneas de avales y préstamos al 0% o 0,25% sin condiciones.

Para aliviar la presión económica a la que están sujetos los empresarios hosteleros, también exigen la suspensión de los alquileres o rentas de los arrendamientos de los locales de negocio por causas de fuerza mayor desde la fecha de entrada en vigor del Estado de Alarma, y que se adecúe una renta variable y ajustada en función de las fases de reincorporación a la actividad al menos hasta diciembre de 2020. Además, solicitan la prórroga en el pago de las hipotecas.

Las exenciones fiscales y de tasas municipales por el periodo de inactividad son otras de las demandas más repetidas desde el comienzo de la crisis, así como la del IVA súper reducido, siguiendo el ejemplo de otros países, como Alemania, donde se ha reducido del 19% al 7%.

Otea lleva a la delegación del Gobierno las reivindicaciones del sector