Los establecimientos  sirven de referencia en los itinerarios y ofrecen ayuda a los niños en caso de necesitarla
Participantes en el proyecto durante la presentación

El Ayuntamiento de Gijon presentó ayer el proyecto “Caminos Escolares Seguros”, en el que participa activamente Otea, hostelería y turismo en Asturias, junto a la Asociación de Comerciantes de Gijón. Se trata de que en los itinerarios de acceso a cuatro colegios públicos de Gijon: El Piles, Ramón de Campoamor, El Lloréu y la Escuelona, una serie de establecimientos hosteleros y comercios existentes en esa ruta sean referencia en la seguridad de los escolares de tal forma que ante cualquier incidencia puedan acudir al establecimiento donde se les atendera.

Los establecimientos recibirán una pegatina distintiva para que los niños sepan que pueden acudir a ellos en caso de que se pierdan o tengan cualquier otra dificultad. El establecimiento se pondrá en contacto con el centro escolar. Se trata de establecimientos que permanecen abiertos en horario escolar y que se han sumado voluntariamente a esta iniciativa.

El presidente de Otea, Jose Almeida explicó en la presentación que es “la mejor que hemos puesto en marcha este año, quien señaló que “la hostelería está para eso y tiene que ir a más, para echar una mano a todo el que lo necesite y no sólo a los niños porque tenemos que devolver a la ciudadanía un poco de lo que la ciudadanía nos da”.

La iniciativa fue impulsada por el Ayuntamiento de Gijón y la Dirección General de Tráfico, con el objetivo de fomentar la autonomía de los niños y recuperar espacios para la infancia. Otro de los fines es promover la

El presidente de Otea durante su intervención

movilidad activa, el desplazamiento a pie o en bicicleta para una vida más saludable y reducir las emisiones contaminantes.

Otea, junto a los comerciantes de Gijon, participa en los “Caminos Escolares Seguros” promovido por el Ayuntamiento de Gijón