La noticia del fallecimiento de Conrado Antón Pertierra, “Marcelo Conrado”, es un verdadero mazazo para el sector hostelero de Oviedo y de Asturias y muy especialmente para los que amamos esta profesión. Marcelo Conrado es una figura indiscutible de la hostelería ovetense y asturiano y sus restaurantes, Casa Conrado y La Goleta unos baluartes del mejor oficio hostelero donde la calidad de la cocina competía con un servicio excelente.

Porque Marcelo era el mejor anfitrión. Era un señor de la hostelería. Quienes visitábamos su casa no pasábamos desapercibidos y recibíamos el saludo y la atención de Marcelo, incluso si no estaba en el restaurante, porque rápidamente te pasaban el teléfono y al otro lado estaba Marcelo saludándole y atendiéndote. Sabía qué preguntar y qué atención concreta dispensar.

Eso le hizo un personaje mítico que imprimió un carácter muy característico a Casa Conrado que trascendió de los límites de la región y que popularizó su restaurante en toda España. Fue referencia nacional con gran eco en los programas de radio más relevantes de cada momento: Luis del Olmo, Carlos Herrera, Jose María García….

Marcelo supo continuar la labor de su padre, Conrado Antón, y de su madre, Jesusa Pertierra, con una dedicación absoluta que demostraba también su amor al oficio hostelero colaborando, primero, con su padre, en la creación de Hosteleria de Asturias, hoy Otea y, luego, como directivo durante muchos años. Una labor que continuó en la presidencia de Restaurantes de Fomento de la Cocina Asturiana, que tuvo que dejar, junto a su actividad en los negocios, cuando en 2011 por problemas de salud.

Quienes ocupamos cargos representativos en el sector turístico conocemos muy bien la preocupación y el interés de Marcelo por mejorar el sector hostelero, imprimir actividad y darle vida. Estaba permanentemente a disposición para cualquier ayuda, idea o colaboración, abriendo su casa y su cocina para cualquier preparación. Era un fuera de serie. Enérgico, potente e indomable.

Otea le otorgó su máxima distinción, la Medalla de Oro, en el año 2011, y se la entregamos en junio de 2012 para homenajear su figura y su trayectoria como gran referencia del sector hostelero asturiano.

Envió desde aquí mi condolencia y la de toda la Junta Directiva de Otea, y nuestro máximo cariño, a su mujer, Adelaida, y a sus hijos Javier y Laura, y nos unimos al dolor de toda la familia hostelera que despide con el máximo respeto a uno de sus más notables miembros.

 

Jose Luis Alvarez Almeida

Presidente de Otea

Marcelo, el gran anfitrión y señor de la hostelería asturiana. Articulo del presidente de Otea ante el fallecimiento de Conrado Antón Pertierra.