El Consejo Regulador de la IGP Faba Asturiana entregó ayer sus premios anuales a los mejores productores y comercializadores en un acto desarrollado en el restaurante La Costana de Siero y al que asistieron la consejera de Desarrollo Rural, Maria Jesus Alvarez, el presidente de Otea, Jose Almeida, la presidenta del Club de Guisanderas, Amada Alvarez Pico junto a una nutrida representación del sector agroalimentario junto a cocineras y hosteleros.

El presidente del Consejo Regulador de esta IGP, Juan José Menéndez, destacó que en la cosecha del 2016-2017 se sembraron 134 hectáreas que produjeron 153 toneladas, de las que se acogieron al sello 97,5 toneladas. La actual campaña (2017-2018) es “de récord”, pues en estos momentos se han alcanzado las 113 toneladas certificadas. Desde 2006 no se había conseguido superar las 100 toneladas dentro de la marca. La nueva cosecha (la que se sembró este año y estará a la venta el próximo) “se prevé mejor de lo que auguraba la siembra”, pues las lluvias de la primavera han retrasado los procesos.

El reconocimiento a la mejor calidad se lo llevaron Palacio de Cotalbán (Argüelles) y Teresa Álvarez (Tineo). La de Alvarina Mayo (Valdés) fue reconocida como la productora que mayor cantidad de Faba Asturiana ha certificado con su propia marca. Fueron 1.066 kilos. Los herederos de Pepe el Buen se llevaron el galardón a la empresa que más comercializó en grano y la empresa Lisfersa (Viella) se llevó el de mayor cantidad vendida con embutido. En la categoría de platos cocinados, el premio fue para Productos Noreñenses. También se alabó a los supermercados Alimerka, Masymas y Carrefour.

La IGP Faba Asturiana entrega sus premios anuales en una cosecha de record