Los establecimientos hosteleros de Asturias, cvonvocados por Otea, se sumaron al apagón nacional de la hosteleria propiciada por Hosteleria de España para dejar constancia de la situación de extrema gravedad que atraviesan la mayoría de los establecimientos de hostelería en España, debido al alza de precios , liderados por  la electricidad y el gas, el sector de hostelería. Por eso, ayer, se desarrolló en toda España un apagón simbólico de la luz de los establecimientos de hostelería.

En Asturias fueron cientos de establecimientos los que se sumaron al apagón que Otea había liderado y centró el acto en la Calle Gascona de Oviedo donde tras el apagón de 5 minutos se leyó un manifiesto. En Oviedo, la calle Gascona se llenó de velas, repartidas por las balaustradas, las terrazas y las mesas de interior. En Gijón, los clientes del Café Dindurra, por ejemplo,  contemplaron,  cómo se llenó de oscuridad el establecimiento durante 5 minutos.

“Tras los esfuerzos en la pandemia nos encontramos ante con el incremento exponencial de los precios de los recibos de la luz y del gas. No podemos mantener más esta situación”. Es la denuncia pronunciada por José Luis Álvarez Almeida, presidente de Otea, a propósito de los efectos que los costes de la energía está teniendo sobre un sector que “constituye un 12,8% del empleo regional”, indicó. “Hay negocios cuya situación es muy preocupante. Solo basta pensar en cuando llega la factura de la luz, que uno esperaba que fuera de 1.000 euros pero resulta que es de 3.000 o 4.000”, advirtió ya por la mañana José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España.

MANIFIESTO ANTE SITUACIÓN ENERGÉTICA:

Ante la situación de extrema gravedad que atraviesan la mayoría de los establecimientos de hostelería de Asturias y de España, debido al alza de precios que reflejan la electricidad y el gas, el sector de Hostelería, mediante este MANIFIESTO, quiere plantear la situación y proponer una serie de iniciativas para hacer frente al problema e intentar salvar empresas y empleos.

Magnitudes del sector en España:

El sector de la hostelería es uno de los motores económicos del país, compuesto por más de 320 mil establecimientos que dan empleo directo a 1,7 millones de trabajadores (1,3 en restauración y 400 mil en alojamiento), que supone el 8,7% del empleo total de España (la tercera industria nacional) y el 64% del empleo turístico. En conjunto alcanzan una producción de 130.841 millones de euros, lo que supone una aportación a la economía nacional del 6,4% del PIB (4,9% la restauración y 1,5% el alojamiento).

En Asturias se mantiene la misma proporción. El sector lo componen 15.649 establecimientos, que dan empleo directo a una media de 35.000 trabajadores y más de 48.500 empleos en el conjunto de actividades turísticas, que supone el 12,8% del empleo regional.

El conjunto de la actividad turista alcanza en Asturias 2.912 millones que representa el 11% del PIB regional.

Todos ellos datos correspondientes a 2019, antes de la irrupción de la crisis de la Covid-19. Estas cifras nos muestran la relevancia económica de la hostelería y especialmente de la restauración, a lo que se añade la importancia social que tiene este sector.

En España, el sector de la hostelería se caracteriza por ser uno de los sectores económicos con mayor potencial y capacidad de generación de empleo.

 En los últimos 20 años, el sector de la hostelería ha doblado prácticamente el empleo, pasando del millón que había en el año 2000, a 1,8 millones de trabajadores que se alcanzaron en 2019, cifra que se ha recuperado en el verano de 2022. La mayor parte del empleo corresponde al subsector de restauración, el 76,2%, mientras que el alojamiento supone el 23,8% restante.

La Energía, caracterización del consumo del sector:

El sector se encuentra muy sensibilizado por el problema de los costes de la energía, así lo demuestra de manera reiterada la encuesta de confianza y previsión que realizamos entre empresarios del sector.

Hemos realizado acciones de mejora y eficiencia en el consumo, pero sin duda, no han sido suficientes y no hemos dispuesto de ayudas ni apoyos para la reconversión de instalaciones y equipos.

Tampoco se ha dispuesto de ayudas para la implantación de fuentes de energía renovables y sistemas de autoconsumo.

Existe un tipo de consumo muy usual en franjas en que el coste de la energía es punta, por ello se encuentra claramente penalizado. Con pocas opciones para eludir este tipo de franjas.

Por ello es tan importante poder disponer de mayores fuentes de energía renovable y autoconsumo, así como de fórmulas de contratación más flexibles.

 

Medidas propuestas ante la gravedad de la situación:

  1. Revisar y modificar el SISTEMA DE CÁLCULO DE TARIFAS.
  2. El sector ha sufrido un cambio radical respecto de su estructura de costes. Por ello necesita una reclasificación y DISPONER de ESTATUTO similar al de CONSUMIDOR ELECTRO INTENSIVO.
  3. APROBAR BONOS ELÉCTRICOS, aplicando los remanentes de las ayudas covid19 al sector, no aplicadas, y valoradas en estos momentos en 3.000 millones de euros. Es necesario que desde las diferentes administraciones; Nacional, Autonómica y local, diseñen medidas de apoyo al consumo, reducción de costes y transición hacia fuentes de energía renovables.
  4. ELIMINACIÓN de PEAJES Y BÚSQUEDA DE FÓRMULAS DE CONTRATACIÓN ADAPTADAS a la realidad de sector. Revisión de los sistemas de contratación en términos de potencia, discontinuidad a lo largo de diferentes periodos en el año y eliminación de penalizaciones.
  5. REBAJAR los IMPUESTOS ELÉCTRICOS y los COSTES REGULATORIOS, estableciendo suspensiones temporales, moratorias y aplazamientos.
  6. OTORGAMIENTO de AVALES PÚBLICOS para poder acceder a COMPRAS DE SUMINISTROS RENOVABLES A LARGO PLAZO por parte de grupos de usuarios.
  7. PROMOVER los SISTEMAS DE COMPRA AGRUPADA y subastas de contratación en el sector.

 

La hosteleria se apaga ante la crisis energética. Otea protagoniza el apagón en Asturias en la calle Gascona de Oviedo