En la tarde noche de ayer, la familia del restaurante Casa Olivo recibió de manos de la hostelería asturiana un cálido homenaje en los que se reconoció su gran trayectoria de 70 años en la hostelería y el turismo de la Felguera y de Asturias. El restaurante cerró sus puertas definitivamente a principios del presente año 2019 después de muchos años de éxito que le auparon  a la cima de los mejores establecimientos gastronómicos de la región.

El homenaje, que se desarrolló en el restaurante Peña Mea de Llanera, Menchu Fernandez y sus hijas Natalia, Marta y Marimar, recibieron, además del cariño de todos los asistentes, casi 150 personas, una escultura creada exprofeso para esta ocasión por el gran escultor langreano, José Luis Iglesias Luelmo, que explicó las características de la escultura. La entrega la hicieron el presidente de Otea Langreo, Javier Fernandez y el hostelero langreano,  Ramón Abad, promotores del homenaje. Además, se le entregó un ramo de flores y, por parte de la Sociedad de Festejos y Cultura ‘San Pedro’ de La Felguera, una cuadro con la imagen del Pepe Luis Álvarez, propietario de Casa Olivo fallecido en 2004.

Intervinieron en el acto los alcaldes de Llanera y Langreo, Gerardo Sanz y Jesus Sánchez Antuña, y el critico gastronómico langreano, Luis González Bada, hizo una sentida y cariñosa glosa del establecimiento. Cerró el turno de intervenciones el presidente de Otea, Jose Luis Álvarez Almeida.

Tras la entrega de los regalos, se sirvió una cena en la que el menú estuvo formado por sus platos más tradicionales que, además, preparon la propia familia de Casa Olivo en su última elaboración para el público. Consistió en una  Cazuelita de fabes con almejas; Lechazo de Castilla al horno y Arroz con Leche. Además se sirvió un aperitivo al comienzo.

 

La familia de Casa Olivo de La Felguera recibe un cariñoso homenaje de la hostelería asturiana