Hoy tenemos la gran tristeza de despedir a nuestro compañero Ángel Fernández Murias, que desarrolló su labor profesional en el departamento de Atención al Asociado de Otea y que tras una larga enfermedad ha fallecido hoy en Oviedo.

Quienes hayáis tenido la oportunidad de conocerlo y tratarlo coincidiréis con nosotros en valorar su trabajo callado, sencillo pero muy concienzudo y eficaz. Siempre tuvo claro su objetivo que era ayudar a los hosteleros. Su vocación para ayudar a la hostelería siempre nos quedará como nuestro mejor ejemplo en la asociación.

Sus más de 30 años de servicio en Hostelería de Asturias y, después en Otea, le hacían un gran conocedor de todos los asociados que encontraban en él la ayuda que necesitaban.

Ángel era una persona callada y muy buena. Su trato a todos los asociados, a los directivos y a sus compañeros de trabajo ha sido extraordinario y siempre estaba a disposición de los asociados; y más allá de las propias obligaciones, porque para él, el asociado y su asociación, estaba por encima de todo.

Muchos asociados preguntasteis por él a lo largo de estos años y nos mostrasteis vuestro cariño hacia Ángel. Se lo había ganado. Muchas gracias por ello.

Lo tendremos siempre en nuestro corazón. Ha sido un compañero insustituible. Nos queda su ejemplo y su recuerdo.

Desde Otea mandamos todo nuestro cariño y nuestro pesar a su familia. Descanse en paz.

Fallece nuestro compañero Ángel Fernandez Murias