Apuesta por potenciar Covadonga y defiende una mejora de las comunicaciones de la comarca

Un turismo de calidad es compatible con la protección del medio ambiente. Así lo aseguró hoy la presidenta de FADE en un encuentro celebrado en el Gran Hotel Pelayo de Covadonga, con la colaboración de Banco Santander.

Ante más de medio centenar de empresarios de la comarca de los Picos de Europa, María Calvo reclamó mejoras en los servicios turísticos de Los Lagos, para ofrecer a los visitantes una mejor experiencia, y abogó por mejorar la movilidad en el entorno.

La presidenta de FADE apostó asimismo por potenciar Covadonga como imagen de Asturias: “A la celebración de los 1.300 años de la batalla de Covadonga no se le está dando la importancia que se merece. Es un hecho que debemos aprovechar para poner a Asturias en el mapa, abriendo vías para que las empresas asturianas puedan participar en el mismo y contribuir a su mayor difusión”, aseguró.

La presidenta de FADE indicó que «No hay que establecer a priori limitaciones, más allá de las necesarias». y recordó además que es necesario «hablar más que de transporte, de movilidad; hacer un planteamiento global que sea sostenible» y «valorar las distintas opciones»

Calvo también insistió en la imperiosa necesidad que las empresas de la comarca tienen de mejorar su conexión por Internet, y en la conveniencia de comunicar la zona con la Autovía del Cantábrico a través del túnel de El Fito.

Sobre la ganadería, mostró su apoyo al Principado en su recurso contra la prohibición nacional del control del lobo que, a su juicio, es fruto del desconocimiento.

Finalmente, María Calvo hizo una firme defensa de la industria agroalimentaria: “es un sector que aporta el 20% del PIB regional, que además es imagen de marca de Asturias y que en la comarca tiene quesos de fama internacional”.

El presidente de OTEA, José Luis Álvarez Almeida, reiteró por su parte la petición de «hacer estudios y análisis de las situaciones de lo que se va a poder hacer en Asturias en los próximos 25 años». «Lo fácil en la vida es prohibir, lo hemos visto en los dos años de la pandemia. Que el PRUG diga ya de mano que no se puede tener un tren cremallera es pegarse un tiro en el pie, empezamos cojos», lamentó. Almeida insistió además en que «corremos el riesgo de que dentro de tres o cinco años los planes de movilidad digan que el diesel no puede entrar en los parques naturales».

Fade reúne a las empresarios del Oriente en Covadonga. Un turismo de calidad es compatible con la protección del medio ambiente