• Desde Juntos con la Hostelería, el pasado 9 de marzo, se envió una carta al Presidente del Gobierno, en la que se recogía la “preocupación por la culpabilización de la hostelería” posicionándola en el centro de todas las restricciones.
  •  Otros países europeos con un cierre total de la hostelería están viviendo actualmente una incidencia acumulada en los últimos 14 días mucho mayor que la española.

Juntos con la Hostelería (Plataforma formada por FIAB, AECOC y HOSTELERÍA DE ESPAÑA), y en la que esta integrada Otea a través de HE, muestra su oposición al documento de endurecimiento de las restricciones para el sector hostelero, en el que está trabajando el Ministerio de Sanidad.

Se trata de una actualización del documento de actuaciones de respuesta coordinada, conocido como “semáforo de Sanidad”, y en esta ocasión presenta un endurecimiento de las medidas en el sector hostelero. Entre las medidas se plantea la activación del riesgo “alto” entre 150 y 250 casos, lo que conlleva la obligatoriedad de la “supresión del servicio en zonas interiores de los establecimientos” mientras que en la versión anterior dejaba en manos de las CCAA la valoración de la aprobación de esta medida.

Desde Juntos con la Hostelería, el pasado 9 de marzo, se envió una carta al Presidente del Gobierno, en la que se recogía la “preocupación por la culpabilización de la hostelería en la transmisión del Covid-19” posicionando a este sector “en el centro de todas las restricciones y como única solución para la contención de la pandemia”.

En la carta, de la que no se ha obtenido respuesta más de dos semanas después, se argumentaba que la industria agroalimentaria y la hostelería son estratégicas en la economía del país, donde supone el 11,6% del PIB y da empleo a 2,7 millones de personas, cifras que en 2020 descendieron al 5,8% en el caso del PIB y con más de un millón de trabajadores afectados. La destrucción del empleo, con 9 de cada 10 empleos destruidos desde febrero del año pasado corresponden a la hostelería y el turismo, es una de las consecuencias fundamentales de las continuas restricciones que se han puesto en marcha en estos meses.

Si miramos a Europa vemos también como países con un cierre total de la hostelería están viviendo actualmente una incidencia acumulada en los últimos 14 días mucho mayor que la española. Este es el caso de países como Francia, Bélgica o Alemania, que tienen 545, 438 y 207 respectivamente, frente a los 132 casos en España. Estos datos ponen de manifiesto que el cierre de la hostelería no es la solución.

El objetivo en todo momento de la plataforma Juntos con la Hostelería, ha sido mostrar su colaboración para lograr la combinación necesaria que permita fomentar la recuperación de estos sectores sin renunciar al control de la pandemia, mediante la puesta en marcha de medidas consensuadas.

Como ya hemos evidenciado en varias ocasiones, la culpabilización del sector no se corresponde con los propios datos del Ministerio de Sanidad cuando muestran que las curvas evolución de la pandemia de CCAA son similares con medidas muy diferentes, llegando a la conclusión de que no hay un patrón en la relación entre las medidas restrictivas en la hostelería y la evolución de datos sanitarios.

Además, añade la carta enviada al Presidente del Gobierno, en el momento actual con un alto nivel de fatiga pandémica por parte de la sociedad, no es adecuado endurecer las limitaciones en hostelería, abocando con ello a encuentros sociales en otros ámbitos incontrolados que observamos con preocupación.

Según los propios datos del Ministerio de Sanidad, en el Informe nº 265 correspondiente al 4 de diciembre (último que incluye información por actividades económicas), el 2,33% de los contagios se produjeron en hostelería, frente a la transmisión en reuniones sociales, que continuaban aumentando, siendo el foco en el 15,3% de los casos.

El sector hostelero debe ser visto como un aliado en la lucha contra la pandemia que necesita urgentemente las ayudas directas que se han puesto en marcha y que ya ha sufrido el cierre definitivo de 100.000 establecimientos.

El sector hostelero rechaza el aumento de medidas restrictivas criminalizadoras