Cangas de Onís aprobó ayer su primera ordenanza reguladora de autocaravanas consensuados con  todas las partes implicadas y tras meses de reuniones con las asociaciones turísticas y de autocaravanas. La necesidad de aplicar una normativa propia surge a raíz del incremento de ese turismo en el concejo, con jornadas de «más de doscientos» vehículos «sin ningún tipo de orden», explicó el alcalde, José Manuel González Castro, quien reiteró que «en Cangas de Onís no sobra nadie». Con el fin de «no dar palos de ciego» en la regulación, el equipo de gobierno optó por incluir a Otea, Incatur y la Asociación de Autocaravanistas de Asturias en la articulación de la normativa, presentada ayer junto a esas entidades y aprobada horas más tarde en Pleno.

La ordenanza regula específicamente la presencia de autocaravanas y vehículos similares en temporada alta, desde el 15 de junio hasta el 15 de octubre, así como en Semana Santa. En ese periodo, la pernocta estará limitada a las áreas delimitadas, que son el aparcamiento de El Lleráu, junto a la estación de autobuses de la ciudad, y el parking de Muñigu, en la carretera hacia Covadonga. Este último cuenta con 40 plazas y servicios, si bien está pendiente de completar el de agua potable.

En El Lleráu, por su parte, los servicios ya están listos y las plazas alcanzan las 25, después de que en primavera el Ayuntamiento ampliase hasta esa cifra las cuatro existentes inicialmente. También las trasladó hacia la zona del aparcamiento más cercana a la carretera, con el fin de evitar molestias a vecinos y negocios hosteleros. De 8 a 23.59 horas las autocaravanas sí podrán aparcar en otros lugares del concejo, con el fin de que puedan visitar y consumir en Cangas de Onís. Fuera de los periodos de regulación de la temporada alta, tanto el aparcamiento como la pernocta permanecerá como hasta ahora.

El alcalde subrayó que la acampada no está permitida, pues se reserva a los negocios dedicados a tal fin. En cuanto a las sanciones para los que incumplan la ordenanza, irán desde los 100 a los 500 euros. Por el momento, el uso de las áreas públicas será gratuito. En cuanto a la entrada en vigor, no será ya este verano, pues tras recibir ayer la luz verde del Pleno, deberá permanecer en exposición pública durante un mes.

Para el presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida, «esta ordenanza tiene que ser una hoja de ruta para el resto de ayuntamientos», dado el consenso generado y el objetivo alcanzado de «poner un poco de paz». Destacó además que «Asturias tiene que ser una región que acoja un turismo de calidad».

Más plazas

José Luis Villar, presidente de la Asociación de Autocaravanistas de Asturias, explicó que la de ayer fue la primera presentación de una ordenanza en la que participan tanto Otea como su entidad y afirmó que «estamos para colaborar para que Asturias sea una potencia autocaravanista». Si bien destacó cómo fueron capaces de «llegar a puntos de acuerdo», recordó que aún queda trabajo por delante, pues entienden la ordenanza como una norma abierta a futuros cambios. «No es la ordenanza que más nos gustaría, pero es el principio de algo», dijo. Entre las propuestas, apuntó a ampliar el número de plazas.

Desde Incatur, su presidente, Saúl Pascual, recordó el «problema, sobre todo en verano», mientras que el jefe de la Policía Local, Gerardo López, indicó que los agentes velarán por el cumplimiento de la norma.

AUDIO DE LAS DECLARACIONES DURANTE LA PRESENTACIÓN DE LA ORDENANZA

Cangas de Onis aprueba una ordenanza de autocaravanas consensuada con los sectores implicados